NO HUYAS DE DIOS

JONÁS 4:2

Quizá usted tenga algún hábito o plan que sabe que desafía la voluntad de Dios en su vida. ¿Ha considerado el precio? Y es que aunque el enemigo le diga lo contrario el pecado siempre acarrea consecuencias. El costo de seguir nuestra propia voluntad es alto, si no vea la desdicha de Jonás por las decisiones que tomó.

La recompensa por obedecer a Dios es mucho más grata.

OREMOS

Señor, perdóname por todas las veces
en que te he desobedecido, no
huiré más de Ti. Amén.

FRASE

Un pequeño paso de obediencia es un
gigantesco paso hacia la bendición.

Contenido similar...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *